Prejuicios

Hace unos días, una persona muy cercana a mi círculo me dijo: A ver cuando te conviertes en una persona decente y te quitas esos pelos. ¿No te das cuenta de que así no le vas a gustar a nadie?

Como si yo buscara gustarle a alguien xD

Y eso me dio que reflexionar, porque desgraciadamente no es la primera vez que me pasa.

Hace unos meses, por ejemplo, me llegó una notificación de un grupo X de facebook. Ni recordaba que estaba metida ahí. Era un comentario de una chica, que opinaba sobre la profesionalidad de los fotógrafos y su estética. Decía, que se había encontrado con casos en los que el fotógrafo/a llevaba el pelo de colores y por eso mismo ya “causaba desconfianza” y no le contrataban. Por supuesto, ella defendía que no tenía nada que ver ser un buen profesional con tu apariencia. Ya digo que yo no participaba activamente en el grupo, pero dado que

  1. Soy fotógrafa

  2. Ejerzo en el ámbito profesional

  3. Llevo el pelo verde

  4. Me salía de mi santo coño opinar

me vi instada a dejar mi humilde opinión.

Ahora mismo no podría dejaros las palabras exactas de mi comentario, pero fue algo como: “Opino que es una soberana gilipollez juzgar el desempeño de un profesional por su forma de vestir, raza, color de piel, pelo, tatuajes o adornos corporales. Te puedes encontrar un gilipollas con el pelo verde, o un gilipollas vestido de traje”

En cuestión de minutos, el administrador del grupo, me contestó con muy malas palabras. Decía algo similar a que “mi opinión era muy de fiar” y que “creaba jaleo” y que “no debería opinar así”. Otra vez vuelvo a recalcar que no os puedo pegar la respuesta exacta, y ahora os cuento la razón. Me quería echar del grupo, así que me fui. No fui precavida y no hice captura de pantalla. Entono un mea culpa

Hago este post para hablar de ello. Para hablar de la profesionalidad y del buen hacer. Para hablar de los prejuicios.

Estos prejuicios no solo se extrapolan a la forma de vestir, ser o estar. También nos pegan de cerca cuando nos desnudamos para una fotografía.

Quién no ha oído eso de “¿Como subes esas cosas a Internet? Vas a quedar como una puta.”

A mi, personalmente, me han llegado comentarios cercanos del tipo “¿Y tu novio te deja subir eso?” No entremos ya en que este tipo de comentarios rebasan la línea del prejuicio y la llevan al machismo más absoluto, por que eso daría para otro post.

De momento, estamos hablando de cosas que podrían resultar banales. Pero también existen prejuicios en otros ámbitos. Voy a poner como ejemplo la ansiedad. Yo sufro de ansiedad y algún que otro ataque de pánico desde hace años, y por lo visto, parece muy complicado de entender que los que sufrimos esta condición no nos lo estamos inventando. La gente, con todo su buen saber a cuestas, no hace más que aconsejarte “que no te preocupes tanto”. A mi, en concreto, me han llegado a decir que soy muy exagerada, que me lo tomo todo muy “a pecho”.

Parece que en esta sociedad tienes que ser y sentir de una determinada manera: como el resto de borregos, concretamente. Tienes que estar feliz siempre, no desentonar, no llamar demasiado la atención. Tienes que hacer las cosas pensando en “cómo las haría otra gente normal”.

Por que tú no eres normal.

Eres un ser extraño con tus tatuajes, tu pelo de colores, tu depresión, o tu lo que sea.

Pero ¿Quién dicta la “normalidad”?

¡Aquí os dejo otro post colaborativo, esta vez sobre los prejuicios!

 

Mar Bautista

mar bautista

Título: La culpa es de la tierra.                                                                                                                                       <<Me siento juzgada cada vez que digo que no quiero casarme, ni tener hijos. Esta fotografía se concibió como una necesidad de expresar la culpa y la opresión a la que me someto cada vez que tengo que dar explicaciones.>>

 

Ginebra Siddal

Ginebra Siddal

<<El día que subí esta fotografía no tenía previsto que ocurriesen los atentados terroristas en Bélgica. No comprendí como ciertas personas por privado me pidieron que quitase esta fotografía, que la borrase porque era ofensiva. Se me acusó desde racista a insensible con el tema del terrorismo, incluso me denunciaron la toma. Nunca llegué a comprender como esas pocas personas pudieron malinterpretar tantísimo el mensaje de esta fotografía, a la que por cierto titulé “Abrazos de luz”>>

 

Blanca Giménez

Blanca Giménez

<<En mi caso es por ser mujer, fotógrafa, vieja según dicen (tengo 48 años) y hacer autorretratos desnuda. Porque se ha puesto de moda una nueva forma de discriminación, y acentuada en las mujeres principalmente, el “ageismo”… Porque me critican precisamente por mi edad con un machismo duro y despiadado… Soy FOTÓGRAFA y hago autorretratos entre otras cosas, eso no significa que sea modelo, ni que crea serlo. Y dado que este mundillo artístico está corrompido, la competencia desleal que es mucha, se dedica a crear grupos y páginas en facebook con el único fin de arremeter contra mi persona. Entendería que se debatiese sobre mis fotografías, que se criticasen desde un punto de vista profesional, pero no; estos tipejos (porque la gran mayoría son hombres y machistas), esos mismos que se dedican a ir baboseando detrás de las niñas jovencitas para hacerles fotos “Boudoir”, esos, se dedican a debatir acerca de mi edad… Que si 40, que si 50, que si 60… ¿Y eso es tan trascendente? Las malas lenguas me apodan W = Vieja Visillo. Y he hecho de ello una marca, una lucha, una rebeldía. Si señores, soy W, orgullosa de mis arrugas, de mi cuerpo, de mis obras fotográficas y de mis cicatrices. Y quiero mandar un mensaje a todas las mujeres, incluidas las jóvenes, para que se atrevan, para que se muestren, para que comprendan que esto es un mensaje contra el machismo y contra otras formas de discriminación, ya sea por edad, por minusvalías o por colores.>>

 

Sarai Deza

Sarai Deza

<<La primera vez que me hice una fotografía de desnudo que en realidad no era desnudo, es decir, era una imagen que insinuaba que lo estaba pero no lo enseñaba, fue en 2009. Tardé 6 años en volver a desnudarme ante la cámara. Tenía yo todavía 17 años cuando me semidesnudé ante mi cámara, y digo semi, porque llevaba las bragas y el sujetador color carne sin asas puestos, con lo que no estaba realmente desnuda, pero sí que era mi intención insinuar que lo estaba. Una guitarra tapaba prácticamente todo mi cuerpo y aún así hubo gente que me etiquetó de puta para arriba, cuando en una foto en la playa en bikini se me veía más carne. También hubo gente a la que le gustó, casi todo chicos, para qué negarlo, pero yo me quedé con las criticas, sobretodo las que venían de mi propio género. Hoy en día se que era pura envidia, incluso vergüenza de sí mismas, por no poder o no atreverse a hacer algo así. Era la maldad y el prejuicio de la adolescencia. El año pasado, volví a desnudarme sin enseñar, en una foto bastante improvisada pero que titulé Origen. Quise volver a empezar, como un fénix que renace de sus cenizas. Y curiosamente mucha de esa gente que en su día me criticó ahora alababa mis fotografías. Son ironías de la vida, supongo. Lo que tengo claro es que no pienso volver a dejarme influenciar por este tipo de comentarios, porque me quiero a mí misma, me gusta mi cuerpo y no tengo vergüenza de enseñarlo para expresar lo que siento. Y a quien no le guste, que no mire.>>

 

Fátima Ruiz

Fatima Ruiz

<<Desde que empecé a hacer fotografías, tuvieron su sello oscuro que a día de hoy es mucho más acentuado y eso ha hecho que desde el principio la gente no me apoyase con mi decisión de hacer estas fotografías tan oscuras y me han alentado a dejarlo. La verdad es que en muchas ocasiones me he parado a reflexionar sobre lo que hago y por qué, a mi me gusta muchísimo todo lo oscuro, referente al terror y lo grotesco y en cierto modo me fascina y me parece bello, pero claro, no toda la gente es capaz de comprenderlo y ha sido como un tema muy cuestionado. He tenido que escuchar muchas veces comentarios del nivel “con ese tipo de fotografías no vas a llegar a nada” o “tienes que hacer cosas más normales”. Pero por suerte no les he hecho caso y aquí continúo haciendo lo que más me gusta. La fotografía que te adjunto es un autorretrato aún a pesar de no estar yo, se titula “The lovers” y es esa relación que yo tengo con lo oscuro>>

 

Adelys (afotografia)

Afotografia

<<Después de esta foto (que está hecha con un arma de airsoft) nunca mas me atreví a realizar estas sesiones.Esta es una de mis primeras sesiones de estudio y me hacía ilusión hacer las fotos con las armas de un amigo sin reivindicar nada y sin ningún tipo de protesta y termine según la gente apoyando el nazismo,la violencia las guerras.Me acribillaron…>>

 

Juan Carlos Pascual

Juan carlos pascual

<<En la foto quería plasmar de forma bastante gráfica la agonía de la ansiedad, la sensación física de no poder respirar, sentirte superado por todo.Compartí la foto en un grupo de autorretratos de facebook en el que participa gente de todo el mundo, y un tipo de Estados Unidos puso un comentario. Decía algo así como que algún administrador debería retirar mi foto porque resultaba muy ofensiva, ya que hay ciertas prácticas sexuales que pueden ofender al ser mostradas como yo las estaba mostrando en esa imagen. Mi asombro fue brutal, hacía más de un año que había hecho la foto y en todo ese tiempo jamás me dio por pensar algo parecido, pero bueno, hay gentes y mentes un pelín retorcidas. Yo escribí a los administradores para decirles que podían eliminar la foto si querían, pero que ni se me había ocurrido que alguien pudiese pensar algo así ya que lo que yo quería expresar era algo muy distinto. Ellos también estaban sorprendidos de la interpretación que le dio aquel tío y no quisieron retirar la foto. Yo ahí desde luego me sentí prejuzgado.>>

 

Aranzazu Diez

Aranzu diez

<<Nunca he sido una persona extremadamente delgada ni tampoco con sobrepeso, soy lo que ahora se mal conoce como “curvy” intentando poner palabras a lo que en realidad es simplemente estar sana y feliz con una misma. Con esta imagen me llegaron algunos intentos de consejos, si se les puede llamar así, de que adelgazara mi pierna con photoshop ya que quedaría más estético. No es la primera vez que oigo estos comentarios igual que no es la primera vez que oigo una mención a que mi obra representa “mujeres con curvas”. No puedo evitar rechazar estos comentarios ya que siento que solo por el hecho de que salga una mujer y solo por el hecho de que no esté como la norma dicta que tiene que estar ya parece que lo más importante es su peso, que hay que mencionarlo o hablar de ello, incluso aunque se intente hacer de manera positiva.>>

 

Ana Carrillo

Ana carrillo

<<Soy fotógrafa, y mientras estudiaba fotografía quedábamos tres compañeras de clase para hacernos fotos y probar cositas nuevas. La mayoría de las veces la modelo era yo, aunque nunca he posado profesionalmente, pero de las tres era a la que más le gusta estar delante de la cámara. Luego subíamos las fotos a Facebook, y mi sorpresa es cuando un día me encuentro a una ex compañera de trabajo, y me suelta tan natural: “Ay Ana, qué guapa te veo en las fotos de face, ¿no te has pensado en presentar a MODELO DE CARA??”   Mi cara sí que debió de ser un poema después de oír eso. Vale, tengo mis curvas, siempre las he tenido y las acepto. Y de hecho en esas sesiones había una parte que nunca faltaba, y era la merienda con donuts y chuches varias. Pero esa frase se me quedó grabada. Luego siempre está lo de que “como mi novio me deja salir asi en las fotos”,”que si no me da vergüenza que luego en el pueblo me conozcan” (tengo una tienda de fotos) y clásicos de ese estilo.>>

 

Y falto yo, que me dejo para el final

Volvamos a la frase que reseñaba al principio de este post:

“A ver cuando te conviertes en una persona decente y te quitas esos pelos. ¿No te das cuenta de que así no le vas a gustar a nadie?”

En base a eso, imaginé una fotografía muy bizarra. Tan bizarra que no sabía exactamente cómo materializarla en mi mente.Quería mezclar comida con el concepto de prejuicio, y que esa comida fuera parte de mi, que se me tratara como un objeto de consumo. En concreto espaguetis (si, señores, espaguetis). Primero, os voy a dejar un poquito del making of, que esta graciosete.

Perdonad la calidad pésima, pero es que son capturas de vídeos. Aprovecho para hacer un poquito de spam y os cuento que subo estas frikadas a mi recién estrenado snapchat. ¡Agregadme, bandidos!

snap.jpg

 

Y bueno, aquí está la foto final. La dejo un poco a libre interpretación, aunque creo que con el título vais a ir pillando por donde van los tiros.O no, por que es tan abstracto, que a ratos no lo me entiendo ni yo.

En un principio quise titularla “Prejuicios”. Sin más. Pero se me apareció otro título como una visión.

Os dejo con mi “Menú del día”

Basta ya de hablar sin saber.Basta ya de intentar cambiar a la gente. Dejadnos ser almas libres. Dejad de tratarnos como un objeto que podéis modificar a vuestro gusto. Somos quienes somos por las vivencias que tenemos, por los caminos que decidimos tomar.

No somos seres hechos en cadena, no somos el menú del día.


¡Y hasta aquí el post de hoy!

Mil gracias a todos los que aportáis vuestro granito de arena contándome cada experiencia, y cada foto que la ilustra.

¡Nos vemos en la próxima aventura!

 

Anuncios

7 comentarios en “Prejuicios

  1. Es muy triste que se juzgue a alguien por la forma en la que lleva el pelo o la forma en la que viste. Aunque siendo un poco abogada del diablo, nunca iría con harapos a hacer fotos a una boda. A lo que me refiero es que vivimos en una sociedad con unas convenciones más o menos flexibles, creo que hay que romper estereotipos pero también saber cuándo adaptarse. Y te lo dice una que tuvo rastas así que sé muy bien lo que es ser discriminada por mi aspecto…
    ¡Gracias por este post y por tu blog y tu arte en general!

    Me gusta

  2. La vestimenta y la apariencia en general, son códigos, son formas de comunicación a muchos niveles, el problema que nos compete en este caso, es que muchos de los receptores, en este caso, cualquiera que pueda vernos, carecen de la capacidad de entendimiento necesaria para interpretar correctamente dichos mensajes visuales, o directamente, la nueva dialéctica nace como una especie de opuesto al lenguaje al que precede, creando un cisma entre ambos.
    Dicho esto, como bien comenta Oxia, habrá ocasiones en las que te compense amoldarte y otras no, es mejor no tomárselo a pecho, si no como algo inevitable, el mundo es nuestro al fin y al cavo, así que tienen dos opciones, o modernizarse, o morir, el problema es suyo, no nuestro. El truco esta en no ceder en nuestra conducta y el tiempo dictara lo inevitable.

    Me gusta

    • Si, yo también creo que debemos seguir haciendo y siendo lo que nos apetezca, mientras no hagamos daño a nadie. En mi caso, recalqué uno de los ejemplos más “suaves” por ser desgraciadamente comunes en la sociedad; la apariencia. Pero esto tiene un transfondo mucho más importante.El prejuicio, puede rozar a veces la linea de la intolerancia.
      ¡Gracias por comentar! ¡Un abrazo!

      Me gusta

  3. Hola! Debo admitir que, no sé porqué, me siento identificada. Yo no tengo el pelo verde, ni llevo tatuajes (creo que mañana cambio esta parte 😉 ) y los piercings me los quité porque me aburrí. De todos modos, que eso es lo de menos, pienso que es muy fácil juzgar y que todo aquel que lo hace nunca entenderá tu arte (ni el mío, vamos). Si te digo la verdad, me das un poco de envidia. Y ojo, es una envidia sana. Yo, por culpa de estos comentarios, no publico “esas” fotos. Las considero como una forma de curarme, de asumirme y de ver el paso del tiempo en mí. Me encanta hacer desnudos conmigo misma, qué le voy a hacer… y no por ello soy más o menos puta.
    Cuanto machismo y cuanto gilipollas hay en este país ¿eh? ¡que les den a todos!

    Me gusta

    • ¡Hola bella! Lo primero, muchas gracias por comentar. Opino lo mismo que tu, hay (sin perdón) demasiado gilipollas por metro cuadrado. Pero en fin, que eso no nos frene, para nada. Yo te animo a que publiques esas fotos, a que publiques lo que te de la real gana, y que digan lo que tengan que decir. Ellos son los que se retratan a si mismos usando la palabra “puta” como un insulto. ¡Anímo, enserio! Que nadie ni nada te quite la ilusión de mostrar tu arte. Mil abrazos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s