Portugal 2015; Algarve & Lisboa.

¡Hola gente! vuelvo por estos lares después de más de un mes para contaros mi breve aventura por tierras portuguesas. ¡Y con mil fotos! He tardado un poco más de lo previsto en escribir este post por que estaba esperando a que me revelaran los dos carretes de 110 que gasté allí.

19092015-_DSC0106

Estuvimos mirando casa a última hora, un mes antes del viaje, o menos. Somos un poco desastre. Tenía más o menos claro que quería ir a la parte del Algarve. Nos recomendaron AirBnb, y pese a mi reticencia (dados los comentarios sobre timos y demás) que habitaban los foros, nos lanzamos a reservar. Miré un millón de casas, un millón de localizaciones. Era complicado, por que viajábamos con la perra y no en todos lados dejan alojarse con animalillos. Malditos.

Pero cuando vi las fotografías de la Casa Almerinda fue amor a primera vista.  Con su puerta azul cielo, sus terrazas, con sus ventanas. Con su luz. Y que LUZ. Supe, casi por instinto, que mi fotografía para el tema “Hombre” debía ser en una de sus habitaciones.

IMG_20150916_134717

Allí no soy

Take me to church

Después de un viaje agotador que duró 10 horas, (con una paradita en Sevilla, y mi posterior enamoramiento)

284502

llegamos a nuestra casita. Estaba situada en una preciosa callejuela de Lagos. A cinco minutos andando de la zona de terrazas, y a unos pocos más de la Playa de la Batata (en la que solo entré con la perra de noche, ya que estaba prohibido y era bastante turística) . Para los que viajéis al algarve con perro, estad atentos. Más abajo iré especificando las playas en las que pude entrar con mi perra.

18092015-_DSC0066

284521

20150917_182148

Los primeros días, los pasamos explorando la zona y las playas cercanas. Cuándo os digo que hay miles y es fácil perderse, creedme. De Lagos, la que más me gustó fue la playa de Pinhâo, a la que se “accede” bajando por unas escaleras muy pronunciadas. Absteneos los que tengáis vértigo. Y entrecomillo accede, por que en el último tramo de escaleras nos encontramos con una valla de obras, y las escaleras inexistentes, supongo que por las fuertes mareas. Pero no hay problema, por que andando un poco más hay otra entrada. Yo, en un primer lugar pensé que eran dos playas separadas, pero no, es la misma unida por un arco, al que se accede a la zona más “tranquila”. Cuidado aquí con las olas, que rompen con fuerza. Y vigilad las toallas, la marea, sobre las tres de la tarde, comienza a subir y inunda toda esa “segunda playa”. Aquí, mi Khiara se dio su primer baño. Y aquí, también hice varias de mis obras. Como rompían las olas, que nostalgia…. Snif

*Tema perruno: En la segunda entrada, había una señal de perros no, pero en la primera(por la que no pudimos acceder) ni señal ni nada, así que entramos con ella tranquilamente hacia la segunda cala. Había más gente con sus perros, casi siempre que fuimos. Entramos de día.

20150917_140246

284515

Storms

Infinite

Hay un abismo

También visitamos Ponta da Piedade, donde no hay playa, pero hay unas vistas desde acantilados preciosas. Eso sí, vértigo máximo también. Cuidadico con los perrunos, que no hay vallas. ¡Ah! y llevad agua, no seáis tan tontos como yo de bajar y subir más de 100 escaleras sin ná. (Arriba hay un bar, por si os ocurre el mismo despiste).

19092015-_DSC0149

19092015-_DSC0158

19092015-_DSC0166

Ese mismo día, visitamos otra playa, ya más tirando para Sagres; “Boca do Rio“. Es una playa salvaje totalmente, sin señalización, en la que se puede acampar libremente en todo el “parking”. Justo pegadito a la arena. No vimos tiendas de campaña, solo caravanas, pero supongo que se podría igual. No es muy grande (algo más que la de Pinhâo) y el día que fuimos había una marea muy fuerte. Las olas rompían que daban gusto (y miedito, para que negarlo). Creo que de todas las playas que visitamos, esta sin duda era la que tenía el agua más fría.

*Tema perruno: No hay señal de prohibido. Había más gente con perrillos. Entramos de día.

284604

CAMERA

De ahí, fuimos para el cabo de San Vicente. Nos quedamos en la fortaleza, justo con el cabo en frente.Hicimos unas preciosas fotos del atardecer.

19092015-_DSC0180

284607

Desde allá arriba, se atisbaba la playa de Tonel. Nos animamos a bajar, ya que vimos más perrinos correteando, y yo había leído que en cierto horario dejaban entrar con ellos. Y menos mal, que playa. Esta era enorme, con kilómetros de arena. Y las olas rompían suave.

284609

19092015-_DSC0233

19092015-_DSC0211

No se como describiros la paz que se respiraba allí. Y digo respiraba, por que no pudimos estar más de 30 minutos. Vimos que los surferos se iban, y nosotros nos quedamos, ignorantes de la que se avecinaba. Solo os digo que salí de allí con doce picaduras de mosquitos en cada pierna. Y aún así, después, en Lisboa, eché de menos esa preciosa playa todas las noches…

*Tema perruno: Señal de prohibido, no indicaba horario. Pero había muuuuchos perrillos correteando. Sólo entramos al atardecer.

Al día siguiente era nuestro penúltimo día en el Algarve. Y volvimos a la zona de Sagres, a buscar más playas vírgenes que quería explorar.

Nuestra primera misión fue Telheiro, que no aparecía en el mapa. Sólo teníamos unas indicaciones encontradas en internet.  La enlazo aquí, por si alguien quiere bichear.(Pinchad, es un post muy interesante).

“Se accede por la pista asfaltada que sale a la derecha en la carretera que va desde Beliche al Cabo de San Vicente. Una vez adentrados unos 2 kms, justo pasando dos viejas casas (una a la derecha y otra a la izquierda.[..]) aparece un camino a la izquierda.”

Pues bien. Llegamos a las dos casas, y cogimos el camino. Es totalmente de piedras, cuidado con los coches. Después de un buen rato, y de un atasco formado por unos pajarillos (¿gaviotas?) preciosos que estaban por allí, y alguna que otra vaca, llegamos a la explanada. Yo me quedé con la peque, mientras los demás fueron a ver como se bajaba. Fue frustrante, por que no encontramos camino, nada mas que barranco. Me quedé con unas ganas impresionantes de bajar a esta playa.

20150920_182715

284612

Desde ahí, intentamos llegar a Ponta Ruiva, pero en cierto momento el “camino” estaba cortado por unas piedras enormes, colocadas ahí. Como si no se pudiera acceder. Así que a riesgo de reventar una rueda, dimos la vuelta, un poco tristones.

Pensando ya que no íbamos a ver ninguna playa más ese día, quemamos un un último cartucho y nos encaminamos hacia Cordoama. Y menos mal, que maravilla.

Otra playa que vimos al atardecer, esta con unos tonos rosas y una niebla que eran de foto. Y yo me había dejado la cámara en Lagos…Aunque alguna pude salvar, entre la analógica, la sjcam y el móvil. Es otra playa gigante, creo que incluso más grande que la de Tonel. También había muchos perrillos correteando, así que no tuvimos ningún problema. Y lo mejor; ¡allí no había mosquitos asesinos!. En esta playa, “creo” que también estaba permitido acampar en la zona del parking. Había bastantes caravanas con una hoguera al lado, tranquilamente.

20150920_201111

Lo único malo; que nos tuvimos que ir. Yo me quedaba allí tranquilamente media vida.

*Tema perruno: Señal de prohibido. No indicaba horario. Estaba el socorrista, y no nos dijo nada. Había bastantes perros por ahí jugando. Solo entramos al atardecer.

Vuelta a nuestra casita de Lagos, a recoger las maletas; al día siguiente partíamos para Madrid. Cuándo estábamos a punto de irnos, nos dio un flus;

Oye, ¿y por que no nos vamos de aventura a Lisboa?

¡Venga! ¡Reserva algo!

Y como una loca mirando una casa que fuera buena, bonita y barata. Con tan mala pata que tuve un problema con la conexión y el pago de Airbnb quedó cancelado. Cancelado y retenido, por que noseporquepolíticasdelbanco, tardan como mínimo siete días en devolvértelo. ¿Que hacíamos ahora, tres locos y un perro?.  Menos mal que el servicio de atención al cliente supo resolverlo enseguida (¡gracias, Armindo!) Y no es por pelotear, pero se portaron muy requetebién. Nos dieron un cupon de 110 euros, y al final, la estancia en Lisboa nos salió a cuatro perras por persona. Un lujazo, vaya. A mi me han conquistao’.

Y ya más contentos que unas pascuas, nos encaminamos a Lisboa. Camino en el que nos equivocamos (¡malditos gps!) y nos fuimos por peaje. Verás tu la multa…

284610

De la casa de Lisboa poco os puedo contar. Estaba bien en cuanto a localización, en pleno Bairro Alto. Pero a mi, personalmente, no me valdría para quedarme una larga temporada. Yo me alimento de luz, y esa casa no tenia nada más que una ventana(la típica ventana de las puertas portuguesas). Y un pequeño tragaluz en la cocina.  Las demás habitaciones, incluido el baño, funcionaban por ventilación electrónica (que hacía un ruido que pa’ que)

20150922_150642

Lisboa, en general, me gustó menos que Lagos. Supongo que al ser ciudad me recordaba a Madrid, su tráfico y su masificación. Si vais con coche, cuidadino, casi todo el parking es de pago. Pero hay algunos lugares que si vais, es indispensable que visitéis.

Estuvimos tan solo cuatro días. El primero y el segundo, callejeamos por Bairro Alto. Una cosa que me encantó de Lisboa fueron sus tranvías, que llenaban de color todas sus calles.

CAMERA

284619

Al día siguiente, nos animamos a ir a Belém a probar sus famosos pasteles. Andando. Pensábamos, ilusos, que estaría más cerca. Yo, que soy muy inconsciente , me dio por ponerme sandalias. 10 kilómetros, entre ida y vuelta, imagináos como acabaron mis pobres pies.

Pero los pasteles estaban muy muy ricos, eso sí. Ahora se me antojan para desayunar, que alguien me traiga unos pocos.

20150923_151650

20150924_011148

Después de la caminata, decidimos que de perdidos al río, y nos fuimos esa noche a visitar Alfama, otro barrio de la capital, cuna de los Fados.

Y que diferencia con Bairro alto, que sitio. Parecía un mini-pueblo sacado de un cuento. Otro lugar que apunto en mi lista de sitios geniales. Perdonad la calidad de las fotos, estas son del móvil. 20150923_210511

20150923_220235

20150923_220611

Y con este viaje aún en nuestra retina, a la mañana siguiente emprendimos camino, esta vez de verdad hacia Madrid.

284623

Y yo me pregunto; ¿Que tendrán algunos lugares, que te roban un poquito el corazón?

Me respondo con esta frase, de “El lugar más bonito del mundo”, de Ann Cámeron:

“Me quedé pensando que allí donde hay alguien a quien se quiere muchísimo y donde hay alguien que nos quiere de veras, ese sí que es el lugar más bonito del mundo”

284509

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s